Consultas, Turismo en Peru
Skype
Turismo en Perú y Hoteles en Perú

Turismo en Perú, Cusco, viajes a Machu Picchu, Choquequirao, Sillustani o Kuelap, Manu, Lago Titicaca y Camino Inca.
Nosotros | Mapa del Sitio | Términos y Condiciones | Language EnglishEnglish      
Turismo en Peru - Viajes en PeruTurismo Perú

 


Peru Travelling Testimoniales
Testimonios, turismo en peru

Querida Carolina

Fue un placer visitar su pais. No imagina lo que le agradecí su visita al Hotel, por dos veces además y sus consejos apoyados en esa magnífica documentación informática que me mostró....

José Miguel Samaniego
España
Leer más »
Noticias Peru Travelling
Puno: Fiesta a la Virgen de la Candelaria inspira diseños de alta moda

La fiesta de la ‘Mamita Candelaria’ atrae a más de 100,000 turistas y se replica no sólo en diversas regiones del país, sino también en Bolivia y Chile.
Lindas prendas inspiradas en los trajes de las danzas puneñas y contagiantes y pícaras comparsas se luce en la festividad de la Virgen de la Candelaria, que Puno celebra en febrero.
Leer más »







Peru Travelling en Google Plus Peru Travel in Flickr

> > Leyendas sobre el Imperio Inca Turismo en Peru

Leyendas sobre el Imperio Inca

El Imperio Inca





Manco Cápac y Mama Ocllo, leyenda inca

El sol, viendo el estado penoso de los hombres, creó una pareja: Manco Cápac el varón y Mama Ocllo, su esposa y hermana; les entregó un bastón de oro y les ordenó ir por el mundo para civilizar a los pobladores. Les encargó fundar una tribu, e implantar en él el culto al sol. Manco Cápac y Mama Ocllo salieron de las espumas del Lago Titicaca, y avanzaron hacia el norte. El bastón de oro les serviría para encontrar el lugar ideal para la fundación del Imperio, pues en él se hundiría el bastón hasta desaparecer.

Decidieron separarse, marchando Manco Cápac al norte y Mama Ocllo al sur del valle, para convocar a la gente y someterla. Los habitantes de todo el valle no tardaron en reconocerlos como seres sobrenaturales. Después de un largo recorrido, el cetro se hundió en el cerro Huanacauri. Manco Cápac y Mama Ocllo se establecieron allí.

Manco Cápac mandó a los que estaban con él instalarse en la parte alta del valle, que se llamó Hanan Cuzco; y Mama Ocllo colocó a los suyos en la parte baja o Hurin Cuzco. Ambos ayudaron a mejorar el lugar; enseñaron a los hombres que allí vivían a trabajar la tierra y a construir canales. A las mujeres Mama Ocllo les enseñó a coser, cocinar y hacer telares.


Los hermanos Ayar

La leyenda de los hermanos Ayar es, probablemente, la que mejor explica la llegada de los grupos humanos al Cuzco. Recogida en el siglo XVI por el cronista Juan de Betanzos (seguramente a partir de los datos proporcionados por los parientes indígenas de su mujer), se cree que ofrece informaciones excepcionales por venir directamente del seno de la élite inca.

La leyenda de los hermanos Ayar cuenta cómo, después de que Viracocha ordenara la creación del mundo, cuatro parejas (conformadas por cuatro hermanos y sus respectivas esposas), salieron de la cueva de Pacaritambo (Casa del Amanecer o Casa de la Producción). Estas parejas fueron: Ayar Cachi y Mama Huaco; Ayar Uchu y Mama Ipacura; Ayar Auca y Mama Rahua; y, finalmente, la más importante de ellas, Ayar Manco y Mama Ocllo.

Los hermanos, de acuerdo con este relato, salieron lujosamente vestidos y se dirigieron al cerro Huanacaure, en cuyas faldas sembraron papas. Una vez que estuvieron allí, Ayar Cachi, lanzó unas piedras con su honda, quebrando cuatro cerros. Temerosos ante la fuerza de Ayar Cachi, lo encerraron en Pacaritambo y regresaron a Huanacaure. Tras vivir durante un año en este lugar, estos personajes singulares se dirigieron al Cuzco, hasta que al final abandonaron a Ayar Uchu en Huanacaure.

Este se dirigió finalmente hacia el Sol (Inti), quien le ordenó, a su vez, que Ayar Manco cambiara su nombre por el de Manco Cápac. Una vez transmitida la orden, el abandonado Ayar Uchu quedó convertido en un ídolo de piedra.

Por eso, al Cusco llegaron únicamente Manco Cápac, Ayar Auca y las cuatro mujeres. Todos ellos se establecieron en el lugar, después de que Alcaviza, jefe de los pobladores cusqueños, los reconociera e identificara como hijos del Sol. Una vez en el Cusco, construyeron una casa en el lugar donde se encuentra el Koricancha y se dedicaron a sembrar maíz.



TAGS: Leyendas sobre el Imperio Inca Peru |

Leyendas sobre el Imperio Inca |

Cultura Peruana Leyendas sobre el Imperio Inca |

Peru Leyendas sobre el Imperio Inca |

Leyendas sobre el Imperio Inca |

Leyendas sobre el Imperio Inca |

Leyendas sobre el Imperio Inca Peru